4.7.19

Galletas Anillitos de colores + glaseado de limón¡¡¡


Cuando era pequeño  a mis hermanos y a mí nos encantaba comer estas deliciosas galletas que mis padres siempre nos compraban con mucho amor y cariño. Muchas veces venían acompañadas de una especie de peladillas de colores que eran lo mejor de las meriendas y en verdad creo que nos justaban más las peladillas que las galletas …  en fin.  Les preparé  estas galletas a mi sobrino Iván quien no deja de comérselas unas tras otra… me da que les han encantado….  Veamos cómo hacerlas.

¿Qué necesito?
Para las galletas:
250 gr de azúcar glas.
250 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
1 huevo.
2 cucharadas de esencia de vainilla.
500 gr de harina  todo uso tamizada.
1 pizca de sal.
Para el glaseado de limón.
1 clara de huevo.
250 gr de azúcar glas tamizada dos veces.
Zumo de medio limón mediano.


¿Cómo lo hago?
Esta es una masa básica para preparar galletas de vainilla y es muy sencilla de hacer.
Primero coloca en la batidora el azúcar y la mantequilla  y bátelo por 2 minutos o hasta que la preparación quede suave y esponjosa. A mí me gusta batirlo con la  pala y no con el batidor de alambre ya que no quiero incorporarle demasiado  aire a la preparación. Ahora incorpora el huevo y la esencia de vainilla e intégralos por completo a l batido.  Tamiza la harina junto con la sal y añádesela a la preparación, mi consejo es que lo hagas en dos veces, así de esta forma le damos tiempo  de que la masa se forme sin grumos y no batimos en exceso, ya que esto provocaría que las galletas quedasen muy duras.   
Una vez formado el bollo de masa, déjalo descansar en la nevera por alrededor de 30 minutos, cuanto más tiempo este la masa en la nevera  mejor.  Retira la masa de la nevera y espera unos minutos antes de utilizarla.  Para estirarla mejor coloca la masa de las galletas entre dos papeles de horno (papel vegetal, papel cebolla, papel encerado etc., etc.) de esta forma podras trabajar la masa sin que se pegue, ni a la mesa  de trabajo,  ni al palo de amasar. ESTE TRUCO ES UNA MARAVILLA¡¡¡¡
Estira la masa hasta el grosor de tu preferencia, yo recomiendo  unos 5 mm aproximadamente.

EL TIP PDA: Si quieres que las galletas  no se deformen  al traspasarlas a la bandeja donde serán cocinadas, entonces  la masa de las galletas debe estar congelada a la hora de cortarlas,   te aseguro que no perderán la forma.
Forra dos bandejas  con papel de horno  y coloca las galletas con un poco de separación  entre ellas. Hornea las galletas en horno precalentado a 170º grados centígrados con calor arriba y abajo, durante unos 9 a 12 minutos dependiendo de lo fuerte que sea tu horno. Yo he probado hasta con 15 minutos pero al ser una galleta  pequeña y que no tiene centro la cocción es mucho más veloz y para mi gusto quedan  un poco duras. Probad cocinando unas cuantas primero así sabréis bien cuantos minutos dejarlas.  Sácalas del horno y déjalas enfriar sobre  una rejilla.
Ahora veamos  como hacer el glaseado de limón…
Para empezar les cuento que ya prepare varias veces esta receta, pero ninguna con el éxito que yo quería. Unas me quedaron muy duras, otras con el glaseado arenoso que se rompía todo al tocarlo,  hasta que conseguí hacerlas idénticas a las compradas.
El glaseado es fácil aunque hay que seguir unos simples pasos:
1.  Coloca la clara de huevo  junto con el azúcar glas en un bol mediano y  mézclalo suavemente con un batidor de mano.
2. Bate la preparación  hasta que queden los ingredientes muy bien integrados , notaras que la mezcla es densa y cuesta un poco batirla. Incorpora un poco de zumo de limón y sigue batiendo hasta integrarlo por completo.
3. Debes conseguir una preparación  firme y brillante y a la vez fluida. De esta forma podrás cubrir las galletas muy fácilmente.
4. Separa el glaseado en 5 partes más o menos iguales o coloréalo  con los colorantes vegetales que más te gusten yo he elegido verde, amarillo, naranja, rosa, celeste… pero hay miles de colores que puedes hacer.

5. Para glasear las galletas colócalas boca abajo sobre el glaseado coloreado, sumérgelas  un poco y a continuación  levanta lentamente la galleta  hasta que  caiga todo el excedente de glaseado. Dale la vuelta a la galleta y veréis como se auto nivela y queda la galleta completamente  glaseada.


6.  aquí viene la peor parte de la receta que es esperar, sí, esperar a que se seque el glaseado al menos 6 hs… sé que es muchísimo  diría que casi una eternidad (exagerado total)  pero vale mucho la pena.. y listo ya podéis disfrutar de estas deliciosa galletas anillitos.

Es precioso recordar las meriendas de pequeño y ver que ahora mi sobrino también puede disfrutar de estas deliciosas galletas. El glaseado de limón les otorga un sabor único e inconfundible… hacedlas y ya me diréis…


Un saludo muy grande y hasta la próxima entrada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjame un comentario...