23.11.15

Alfajores de maicena rellenos de dulce de leche



Al fin llega el frio. Sí, llegan esos días en los que lo único en que piensas es en encender el horno para poder calentar toda la cocina. ¿A que sí? Y qué mejor que preparar algo rico y delicado para acompañar una calentita taza de té. Por eso hoy les traigo estos alfajores de maicena que son deliciosos y suaves. Tu textura es especial, se mezcla la humedad y el dulzor del dulce de leche con la suavidad y ligereza de las galletas. La receta original de estos dulces solo lleva almidón de maíz (o maicena) así que si preparas esta receta solo con maicena seria apta para celíacos, eso sí, la textura de las galletas serán mucho más secas.
Vamos a por la receta…

¿Qué necesito?

2 tazas de harina para todo uso
2 tazas de maicena
1 taza de azúcar glas
5 yemas de huevo
220 gr de mantequilla sin sal
2 cucharadas de leche
1 cucharada de ralladura de limón
1 cucharada de esencia de vainilla
70 gr de coco rallado
500 gr de dulce de leche repostero

¿Cómo lo hago?

En un bol grande tamiza el azúcar glas, la harina y la maicena.  En otro bol bate ligeramente las yemas, la leche y la esencia de vainilla. Y ahora es muy, muy fácil, coloca en el bol de la batidora los ingredientes tamizados, la mantequilla y las yemas. Amasa durante 2 a 3 minutos a velocidad media  o hasta formar una masa.  Esta masa es muy suave y tierna, por eso déjala descansar 15 minutos en la nevera para que coja firmeza.
Estira la masa de unos 7 milímetros de espesor y corta círculos de 7 cm de diámetro aproximadamente. Colócalos sobre una placa para horno forrada con papel vegetal  y hornea las galletas durante 7-8 minutos. Estas galletas no tienen que dorarse ya que si nos pasamos de cocción se obtiene una textura realmente seca.  Deja enfriar las galletas y ahora solo nos queda montar los alfajores.
Coloca un poco de dulce de leche sobre una galleta y  cúbrela con otra, como si fuese un sándwich.  Para darles su toque característico de sabor ,coloca un poco de coco rallado sobre el dulce de leche. Quedaran riquísimos¡¡¡
Espero que los hagan y que les queden deliciosos¡¡¡¡
Hasta la próxima receta.


4.11.15

Cupcakes gigantes de coco.


Hay un día en el que te das cuentas de muchas cosas.  Que el amor de tu vida fue y será siempre aquella persona tan especial. Que la receta del bizcocho de tu madre fue y será siempre la mejor del mundo, aunque existan libros como la biblia de los pasteles, y que el coco realmente te gusta.  Si, el coco.  Después de probar esta receta de cocina para todos (que soy súper fan de su canal de YouTube) me he dado cuenta que el coco me encanta.  Esta vez he decidido hacer estos Cupcakes gigantes y son realmente gigantes. Con esta receta solo salieron 6 ¿ os imagináis? Pues  como estos Cupcakes son tan grandes no tenía  capsulas que pueda utilizar. Me puse en campaña y  encontré ESTE  tutorial genial para hacer unas capsulas super chulas. ¿ A que si?
Vamos con la receta…

¿ Que necesito?

175gr de  harina.
1 cucharada de levadura química o royal.
175gr de mantequilla.
175gr de azúcar.
3 huevos.
1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional)
3 cucharadas de leche de coco.
75gr de coco rallado.

¿Cómo lo hago?

Con la ayuda de unas varillas eléctricas bate la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una crema suave y esponjosa. Añade los tres huevos, uno a uno,  hasta que la preparación este con una consistencia uniforme.  En un cuenco aparte tamiza la harina con la levadura y añade el coco rallado. Mezcla todo muy bien. Añade poco a poco los ingredientes secos al batido anterior batiendo lentamente. Por ultimo añade la leche de coco y la esencia de vainilla. Termina de incorporar todo muy bien y listo. Prepara tus moldes de Cupcakes gigantes con las fabulosas capsulas de papel caseras.  Llénalas con la preparación y hornéalos durante 30 minutos en horno precalentado con calor arriba y abajo a 175Cº.

Con esta receta salen 6 cupcakes gigantes o entre 12 y 18 cupcakes de tamaño normal.
Espero que hagáis esta receta y que el coco les chifle a partir de ahora como a mí.
Hasta la próxima entrada.