5.2.18

Tarta del Emoji mas enamorado... (Tarta súper fácil de piña)


Ya tenía muchas ganas de ponerme a preparar algo rico, rico y publicarlo en el blog… después de muchos meses sin aparecer y habiéndome  planteado si seguir publicando recetas o cerrar una etapa de bloguero y dedicarme a otros hobbies  aquí me tenéis publicando la primer receta del 2018. Y es una tarta de piña para el día de san Valentín, que buscando  dentro de mi cabeza una idea original que no sea ti típica tarta de queso con forma de corazón y después de inspirarme en la idea de la maravillosa  Gris del canal de youtube Mis pastelitos decidí preparar una tarta con forma de emoji. Sí, con forma de esas caritas que ya forman parte de nuestro lenguaje escrito y que nos acompañan cada día y en casi todos los mensajes.  Asi que vamos a ponernos manos a la obra… ¡¡¡ y esta vez sin encender el horno!!!


¿Qué necesito?
1 base para tarta (puedes comprarla o hacerla casera)
1 lata de piña en almíbar grande – 8 rodajas grandes o 450 gr-
400 ml de almíbar de la lata de piña – 1 y ½ Tazas-
400 gr de nata para montar – 2 Tazas-
1 sobre de gelatina sabor a piña  - 14 gr-  Para disolver en 500 ml de agua-
1 sobre de gelatina neutra o sin sabor – 14 gr- También para disolver en 500 ml de agua.
125 gr de yogur bebible de piña  frio - puede ser yogur natural también-
Colorante  comestible amarillo.
Gominolas rojas y chocolate negro para decorar.

¿Cómo lo hago? 
Lo primero es forrar la base y las paredes de un molde desmontable de 22 cm de diámetro aproximadamente. Esto nos facilitara muchísimo el desmoldado de la tarta.
Colocar la base de la tarta – yo hice un bizcocho fino de vainilla) y humedecerlo con un poco de almíbar de piña.
Para empezar escurre muy bien las rodajas de piña y reserva el almíbar para utilizarlo más adelante. Si fuese necesario puedes estrujar las rodajas de piña con las manos para sacarle  la mayor cantidad de líquido posible. Ahora tritura las piñas con la ayuda de un robot de cocina, una minipimer o la termomix  y resérvalo.
Lleva el almíbar al fuego hasta que hierva. Mientras tanto mezcla las dos gelatinas en polvo en un cuenco.  – yo he utilizado 2 sobres de gelatina de sabor a piña, pero varios de los catadores de la tarta me dijeron que tenía un sabor intenso a piña por eso hice esta pequeña modificación en la receta  final y así que  les aconsejo utilizar la mitad de gelatina de piña y la mitad sin sabor… pero si no la consigues o prefieres que sepa a pura piña… adelante¡¡¡¡ -
Cuando el almíbar hierva retíralo del fuego – muy importante- y disuelve allí la gelatinal con la ayuda de unas varillas. Inmediatamente incorporar el yogur bebible de piña y el colorante amarillo.
Mientras esperamos que la preparación anterior se enfríe hay que montar la nata a medio punto, es decir que tenga una textura de helado derretido.
Y ahora es el momento de mesclar  todo la piña triturada, la gelatina y la nata. Incorpóralo todo poco a poco y con movimientos suaves hasta que quede una preparación suave y que parezca un mus. Colócalo sobre la base de bizcocho y llévalo a la nevera durante al menos 4 horas. -yo lo prepare el día anterior al que lo iba a comer-
Desmolda la tarta con mucho cuidado y colócala en una bandeja.
Para hacer la  boca de este emoji yo utilice un poco de chocolate negro derretido y para los ojos como no tenía chocolate rojo utilice unas gominolas rojas. Las puedes comprar con forma de corazón o estirar una gominola con el palo de amasar y usar un cortador de forma de corazón.
La tarta es deliciosa, una súper gelatina original para regalar en el día de san Valentín… ¿y tú… te animas a hacerla??



7.3.17

Bizcochos de Soletilla... Fáciles y deliciosos.



Cuando pensé en la posibilidad de hacer yo mismo  los  bizcochos de soletilla no imaginé que pudiera conseguir ese sabor y esa textura que los caracterizan, sin embargo esta receta es tan simple que, me di cuenta que con cuatro ingredientes  se pueden crear deliciosas maravillas. Si no tendría que trabajar, me pasaría todo el día en casa horneando cosas ricas.   

Los bizcochos de soletillas son conocidos en todo el mundo, y en cada lugar tiene un nombre diferente, por ejemplo, aquí en España se denominan así… bizcochos de soletillas, en Italia… en Savoiardi, en Argentina… vainillas, en Perú…  bizcoletas, en Reino Unido… sponge fingers y en Estados Unidos… Ladyfingers. Así podríamos estar un buen rato nombrando estos deliciosos bizcochitos que son  perfectos para acompañar un buen chocolate caliente.

Son muy conocidos por el famoso postre italiano llamado Tiramisiu., pero… ¿de dónde provienen los bizcochos de soletilla?  Se inventaron hace muchísimo tiempo, a finales del siglo quince en la corte del Duque de Saboya cuando este último recibió la visita del rey de Francia.  Luego se denominaron Savoiardi, transformándose en las galletas típicas y oficiales de la corte.  Hoy en día se consiguen en cualquier supermercado y como te enseñare ahora puedes realizarlos tú mismo en casa.

¿Qué necesito?

160 gr de Claras de huevos (Aproximadamente 6 claras)
100 gr de yemas de huevos (aproximadamente 6 yemas)
25 gr de Almidón de maíz. (Maizena)
140 gr de harina para todo uso.
100 gr de Azúcar blanquillo.
Un pellizco de sal.
1 cucharada de esencia de vainilla.
40 gr de azúcar blanquilla extra.
200  gr Azúcar glas  más o menos.

¿Cómo lo hago?

Para preparar estos bizcochitos vamos a preparar dos batidos y luego los vamos a integrar  muy bien.  
Bate con la ayuda de unas varillas eléctricas o un robot de cocina las yemas con los 40 gr de azúcar y la esencia de vainilla. A medida que bates la preparación te darás cuenta que esta cambia de color ( se aclara) y cambia la textura ( queda esponjosa y firme) esto es lo que se llama punto letra.  Reserva  este batido para utilizarlo más adelante.
En otro bol, completamente limpio, bate a máxima velocidad las claras y la sal hasta obtener unas claras batidas a punto de nieve ( las claras se volverán blancas y muy espumosas) ahora añade el azúcar  poco a poco y sigue batiendo hasta obtener una crema firme, brillante y sedosa. Este proceso puede llevarte un buen rato pero no intentes adelantarlo ya que es el truco para que estas galletas te queden espectaculares.
En un bol amplio tamiza todos los ingredientes secos, la harina y la maicena.
Para terminar y únicamente utilizando movimientos envolventes mezcla el batido 1 con el 2.  Y añade poco a poco los ingredientes secos ya mezclados. Recuerda no golpear el bol y realizar movimientos muy suaves para no perder ninguna burbuja de aire.
Prepara una placa para horno forrada de papel de cocina y coloca la preparación en una manga con boquilla lisa redonda. Preciona la manga pastelera sobre la bandeja realizando rollos de entre 15 y 20 cm de largo. Espolvorea las vainillas con mucha cantidad de azúcar glas. Y hornea a 200º C ( horno fuerte) de entre 8 y 10 minutos.
Déjalas enfriar y comienza a disfrutarlas… mi idea era utilizarlas para hacer un buen tiraminu, pero no quedo ni una…
TRUCO:  Si quieres que los bizcochitos de soletilla tengan esa textura tan característica después de espolvorearlos con azúcar glas , rocía con un poco de agua (muy poca) y vuelve a espolvorearlos con más azúcar glas. Quedan de maravilla.
Espero que las hagan y como siempre les digo… hasta la próxima entrada.