5.2.18

Tarta del Emoji mas enamorado... (Tarta súper fácil de piña)


Ya tenía muchas ganas de ponerme a preparar algo rico, rico y publicarlo en el blog… después de muchos meses sin aparecer y habiéndome  planteado si seguir publicando recetas o cerrar una etapa de bloguero y dedicarme a otros hobbies  aquí me tenéis publicando la primer receta del 2018. Y es una tarta de piña para el día de san Valentín, que buscando  dentro de mi cabeza una idea original que no sea ti típica tarta de queso con forma de corazón y después de inspirarme en la idea de la maravillosa  Gris del canal de youtube Mis pastelitos decidí preparar una tarta con forma de emoji. Sí, con forma de esas caritas que ya forman parte de nuestro lenguaje escrito y que nos acompañan cada día y en casi todos los mensajes.  Asi que vamos a ponernos manos a la obra… ¡¡¡ y esta vez sin encender el horno!!!


¿Qué necesito?
1 base para tarta (puedes comprarla o hacerla casera)
1 lata de piña en almíbar grande – 8 rodajas grandes o 450 gr-
400 ml de almíbar de la lata de piña – 1 y ½ Tazas-
400 gr de nata para montar – 2 Tazas-
1 sobre de gelatina sabor a piña  - 14 gr-  Para disolver en 500 ml de agua-
1 sobre de gelatina neutra o sin sabor – 14 gr- También para disolver en 500 ml de agua.
125 gr de yogur bebible de piña  frio - puede ser yogur natural también-
Colorante  comestible amarillo.
Gominolas rojas y chocolate negro para decorar.

¿Cómo lo hago? 
Lo primero es forrar la base y las paredes de un molde desmontable de 22 cm de diámetro aproximadamente. Esto nos facilitara muchísimo el desmoldado de la tarta.
Colocar la base de la tarta – yo hice un bizcocho fino de vainilla) y humedecerlo con un poco de almíbar de piña.
Para empezar escurre muy bien las rodajas de piña y reserva el almíbar para utilizarlo más adelante. Si fuese necesario puedes estrujar las rodajas de piña con las manos para sacarle  la mayor cantidad de líquido posible. Ahora tritura las piñas con la ayuda de un robot de cocina, una minipimer o la termomix  y resérvalo.
Lleva el almíbar al fuego hasta que hierva. Mientras tanto mezcla las dos gelatinas en polvo en un cuenco.  – yo he utilizado 2 sobres de gelatina de sabor a piña, pero varios de los catadores de la tarta me dijeron que tenía un sabor intenso a piña por eso hice esta pequeña modificación en la receta  final y así que  les aconsejo utilizar la mitad de gelatina de piña y la mitad sin sabor… pero si no la consigues o prefieres que sepa a pura piña… adelante¡¡¡¡ -
Cuando el almíbar hierva retíralo del fuego – muy importante- y disuelve allí la gelatinal con la ayuda de unas varillas. Inmediatamente incorporar el yogur bebible de piña y el colorante amarillo.
Mientras esperamos que la preparación anterior se enfríe hay que montar la nata a medio punto, es decir que tenga una textura de helado derretido.
Y ahora es el momento de mesclar  todo la piña triturada, la gelatina y la nata. Incorpóralo todo poco a poco y con movimientos suaves hasta que quede una preparación suave y que parezca un mus. Colócalo sobre la base de bizcocho y llévalo a la nevera durante al menos 4 horas. -yo lo prepare el día anterior al que lo iba a comer-
Desmolda la tarta con mucho cuidado y colócala en una bandeja.
Para hacer la  boca de este emoji yo utilice un poco de chocolate negro derretido y para los ojos como no tenía chocolate rojo utilice unas gominolas rojas. Las puedes comprar con forma de corazón o estirar una gominola con el palo de amasar y usar un cortador de forma de corazón.
La tarta es deliciosa, una súper gelatina original para regalar en el día de san Valentín… ¿y tú… te animas a hacerla??



1 comentario:

Déjame un comentario...